¿Pérdida de apetito en verano? Es por comer peor

El calor del verano provoca pérdida de apetito en muchas personas que terminan alimentándose mal. Y eso se debe a que las altas temperaturas provocan que el organismo no necesite tanta energía y, por tanto, una menor demanda de alimentos, además de recurrir a otros menos saludables. Estos consejos nos abrirán las ganas de comer…bien.

Pero la pérdida de apetito en verano no siempre está relacionada con comer menos y quitarnos unos kilos, sino con comer mal.

El calor hace también que el cambio de rutinas y las vacaciones nos hagan optar por alimentos fritos o ricos en azúcares y grasas, como helados o bebidas con alcohol, calóricos y pobres en nutrientes.

El resultado es, en muchos casos, un aumento de peso al final del verano, sumado a una falta de nutrientes esenciales para la salud, que pueden provocar dolencias o acentuar las que ya se sufren.

“Es esencial mantener unas pautas de comida saludable también durante el verano y las vacaciones”, señala la profesora agregada e investigadora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Gemma Chiva-Blanch.

La experta recuerda que los niños, las personas mayores y las embarazadas son los colectivos que tienen más riesgo de sufrir los efectos del calor, la deshidratación y una alimentación deficitaria en nutrientes.

Los líquidos llenan

La profesora de la UOC explica que el calor hace que sudemos más, de modo que perdemos mucho líquido. Ante tal situación, lo que hace el cerebro es enviar la orden de que bebamos más.

Los líquidos llenan el estómago, el cual, a su vez, envía una señal de saciedad al cerebro mediante una hormona denominada leptina. Así pues, el cerebro entiende que no hace falta comer más y detiene el impulso de ingesta de alimentos.

Otras notas de Salud:  ¿Cuáles son las tendencias sexuales actuales de los españoles?

A eso, hay que sumar que el calor hace que no necesitemos tanta energía como en invierno para regular la temperatura corporal y que estos meses, que coinciden con las vacaciones de la mayoría de personas, pasemos más tiempo al aire libre y estemos menos pendientes de la nevera.

EPA/Everett Kennedy Brown

“Que disminuya la sensación de apetito puede conllevar una menor ingesta de nutrientes necesarios para que el cuerpo funcione correctamente. Por eso, es crucial que intentemos, en primer lugar, mantener una buena hidratación de nuestro cuerpo, también a través de la dieta, y en segundo lugar, una cierta regularidad en las comidas”, aconseja.

Además recomienda evitar las bebidas azucaradas, el alcohol, el café o el té que también repercuten en los efectos del calor sobre el sistema circulatorio y provoca pesadez o dolor en las piernas al dilatarse las venas.

Cinco consejos contra la pérdida de apetito

La especialista en endocrinología y nutrición de la UOC ofrece una serie de consejos para no descuidar la salud nutricional en verano:

1.Hay que optar por alimentos frescos, de temporada, crudos… como ensaladas enriquecidas con legumbres y pasta o arroz, que combinados aportan tanto la energía como las proteínas necesarias.

Verduras como tomate, pepino, cebolla, calabacín, pimiento, judía verde, berenjena, etc. son alimentos básicos por su contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes, así como el agua. .

2. Beber gazpacho y tomar cremas frías, como vichyssoise o crema de puerro, que pueden enriquecerse con frutos secos y semillas. Pueden acompañarse de un segundo plato a base de pescado a la plancha o de pasta.

3. Cambiar los snacks de entre horas por fruta. Es cierto que el calor hace que podamos tener ganas de refrescarnos con una cerveza, el popular tinto de verano o un helado. Son alimentos que refrescan, pero muy calóricos.

Otras notas de Salud:  ¿Sabes cuáles son las mejores frutas y verduras del verano?

Puede optarse por sandía, por ejemplo, que contiene un 95 % de agua y es una opción muy refrescante, seguida del melón o cualquier otra fruta veraniega, como los melocotones, las cerezas o las ciruelas.

El plátano, por ejemplo, ayuda a combatir la fatiga que sentimos cuando el termómetro sube mucho, y los frutos rojos contienen un antioxidante natural, la antocianina, que disminuye la presión arterial y ayuda al organismo a reducir la temperatura. Hay que recordar que la fruta puede tomarse sola, pero también pueden prepararse helados, granizados y batidos saludables caseros.

4. Cuando comemos fuera de casa, hay que tener en cuenta que los fritos son ricos en aceites y grasas y que a menudo las raciones que nos sirven son mayores que las que tomamos en casa. Hay que evitar las digestiones pesadas.

5. Es recomendable seguir una rutina en las comidas. El aumento de horas con luz y las vacaciones hace que cambiemos nuestros hábitos, lo que repercute en nuestra nutrición.

Acabamos comiendo en función de los horarios, picando más entre horas. Intentar mantener una regularidad en las horas de ingesta ayuda a superar la pérdida de apetito debido al calor, y a evitar que acabemos comiendo alimentos procesados poco recomendables.

Dejá un comentario