¿Cómo prevenir enfermedades cardiovasculares con una buena nutrición?

Si en tu familia hay antecedentes de enfermedades cardiovasculares, será fundamental que empieces a cuidarte ahora. Siga los consejos a continuación.

Última actualización: 16 de mayo de 2023

Es crucial optimizar la dieta para obtener un estado de salud óptimo a medio plazo. Un aporte correcto de vitaminas, minerales y antioxidantes contribuirá a mejorar muchos parámetros fisiológicos clave.. Por eso te vamos a enseñar cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares con una buena alimentación. Lo primero que hay que tener claro es que la mayoría de estas patologías tienen como mecanismo subyacente la inflamación. Por ello, es fundamental promover el consumo de aquellos nutrientes capaces de modular estos procesos, de forma que se mantenga la homeostasis en el medio interno. Ácidos grasos omega-3 para prevenir enfermedades cardiovasculares El primero de los elementos que hay que destacar en la dieta para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares es el omega-3. Bajo este nombre conocemos un grupo de lípidos que se encuentran principalmente en el pescado azul, el aguacate y el aceite de oliva virgen extra. Según un estudio publicado en la revista Revista Internacional de Ciencias Moleculares, Son determinantes para reducir los procesos inflamatorios que generan problemas relacionados con la salud del corazón. Gracias a ellos, se reduce la incidencia de aterosclerosis. y se mejora la circulación en general. Es crucial limitar al mismo tiempo el aporte de ácidos grasos de tipo trans, ya que estos son capaces de aumentar la inflamación. Se encuentran sobre todo en alimentos ultraprocesados ​​industriales y en alimentos que han sido sometidos a procesos de cocción agresivos, como la fritura. Los antioxidantes como agentes protectores Otras sustancias imprescindibles para prevenir enfermedades cardiovasculares y otros problemas relacionados con el envejecimiento son los antioxidantes. La gran mayoría son compuestos de origen vegetal, presentes en frutas y verduras. Es importante su inclusión en la dieta diaria. ya que neutralizan la formación de radicales libres y su acumulación en los tejidos. Entre todos ellos, el licopeno destaca por su capacidad cardioprotectora. Según una investigación publicada en la revista aterosclerosis, es un elemento determinante a la hora de reducir la incidencia de muchas patologías que afectan al corazón. Se puede incluir en el régimen a través de suplementos oa través del consumo de tomate. Sin embargo, la mayoría de las verduras contienen fitonutrientes que reducen los factores de riesgo relacionados con enfermedades crónicas y complejas. Por ello, se recomienda su consumo diario. Es beneficioso comer al menos 5 porciones de frutas y verduras al día.Asimismo, las especias culinarias también tienen poder a la hora de reducir la oxidación y la inflamación. Se recomienda su uso para condimentar las comidas, algo que permite reducir el uso de sal. Otros consejos nutricionales para prevenir enfermedades cardiovasculares Más allá de hacer hincapié en el consumo de un determinado nutriente o sustancia, es importante procurar que la dieta permita mantener un buen estado de salud. composición corporal para prevenir enfermedades cardiovasculares. El sobrepeso y la obesidad son dos de los mayores factores de riesgo. Por este motivo, es importante asegurarse de que la dieta sea equilibrada desde el punto de vista energético. Es positivo lograr que los alimentos frescos predominen sobre los alimentos industriales ultraprocesados. Es clave limitar la presencia de dulces en la dieta y asegurar la práctica de ejercicio físico de forma regular para aumentar el gasto metabólico diario. Desde aquí incluso puede ser posible la inclusión de algunos complementos que potencian los beneficios de una buena alimentación. Entre ellos encontramos los de ácidos grasos insaturados, los de fitonutrientes como las antocianinas y los de la cúrcuma. Una buena nutrición es clave para prevenir enfermedades cardiovasculares Cuando se trata de prevenir el desarrollo de enfermedades complejas, es fundamental asegurar que se implementen buenos hábitos de vida. Una buena dieta puede reducir muchos factores de riesgo. Sin embargo, debe combinarse con ejercicio diario y un buen descanso. De lo contrario, sus efectos positivos serán limitados. En general, Es fundamental limitar la ingesta de azúcares simples y grasas trans, así como aumentar el consumo de antioxidantes y ácidos grasos de calidad.. Los carbohidratos no tienen por qué ser enemigos, siempre y cuando se prioricen los carbohidratos complejos y se cumplan los requerimientos diarios de fibra. Te puede interesar…

Nuestro equipo revisó minuciosamente todas las fuentes citadas para garantizar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo se consideró confiable y de precisión académica o científica.

  • Innes, JK y Calder, PC (2020). Ácidos grasos omega-3 (N-3) marinos para la salud cardiovascular: una actualización para 2020. Revista internacional de ciencias moleculares, 21(4), 1362. https://doi.org/10.3390/ijms21041362
  • Cheng, HM, Koutsidis, G., Lodge, JK, Ashor, A., Siervo, M. y Lara, J. (2017). Suplementos de tomate y licopeno y factores de riesgo cardiovascular: una revisión sistemática y un metanálisis. Aterosclerosis, 257, 100–108. https://doi.org/10.1016/j.atherosclerosis.2017.01.009
Otras notas de Salud:  ¿Cómo es entrenamiento de un peleador de la UFC?

Dejá un comentario