Las vacunas, un cambio de rumbo contra el paludismo

Desde que hace unos años apareció la primera vacuna contra la malaria (o paludismo), el panorama de la lucha contra esta enfermedad, que afecta a 247 millones de personas cada año y mata a más de 600.000, ha cambiado de rumbo. Sin embargo, no se puede hablar de cura o erradicación, de hecho con el calentamiento global aumenta la amenaza de esta patología.


Niño de año y medio ingresado con paludismo severo en Pemba (Tanzania). EFE

La malaria, enfermedad de la que hoy se celebra el dia Internacionales causada por parásitos que se transmiten a los humanos a través de la picadura de mosquitos Anopheles infectados.

Si bien es prevenible y curable, puede ser fatal si no se recibe la atención médica y los medicamentos necesarios, especialmente en niños menores de cinco años, mujeres embarazadas y personas con VIH o con baja inmunidad.

La primera vacuna recomendada por la OMS

Fue en 2021 cuando el Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la administración generalizada de la vacuna contra la malaria RTS,S/AS01 (vacuna RTS,S) para niños en el África subsahariana y otras regiones donde la transmisión de la malaria es alta.

Y lo hizo apoyándose en los resultados de un programa experimental con el que, desde 2019, se habían vacunado más de 800.000 niños en Ghana, Kenia y Malawi desde 2019.

Esta vacuna contra la malaria es el resultado de 30 años de investigación y desarrollo de la empresa farmacéutica GSK, en asociación con la organización internacional sin fines de lucro PATH (dedicada al desarrollo de soluciones tecnológicas relacionadas principalmente con la salud de niños y mujeres) y el apoyo de una red de centros de investigación africanos.

infografía sobre malaria
Detalle de la infografía de la Agencia EFE “La primera vacuna contra la malaria” disponible en http://infografias.efe.com. EFE/

Un nuevo suero: dos países han anunciado la aprobación para su uso

La malaria mató a 619.000 personas en 2021, con el 96% de esas muertes en África, según la OMS.

Otras notas de Salud:  Receta de tarros de avena y bayas durante la noche

En ese continente es Nigeria el país más golpeado por la malaria en el mundo, ya que representó el 27% de las infecciones mundiales y el 32% de las muertes por la enfermedad ese año.

Malaria
Mosquito responsable de transmitir los parásitos que causan la malaria. EFE/STEPHEN MORRISON

Precisamente Nigeria junto con Ghana son los dos primeros países en aprobar el uso de una nueva vacuna contra la enfermedad desarrollada por Universidad de Oxford (Reino Unido).

La vacuna, que se conoce como R21/Matrix-M y está hecho por el Serum Institute of India, es el primero en superar el objetivo de la OMS del 75% de eficacia.

Ghana ha aprobado su uso en niños de cinco a 36 meses de edad, el grupo de edad con mayor riesgo de muerte por paludismo.

El vacuna de oxford es de dosis baja y puede fabricarse a gran escala a un costo modesto. Se ha sometido a ensayos clínicos en el Reino Unido, Tailandia y varios países africanos, incluido un ensayo de fase III en curso en Burkina Faso, Kenia, Malí y Tanzania en el que participaron 4800 niños.

enemigo dificil de vencer

“Respecto a las vacunas que ahora se pueden usar, podemos hablar de un cambio de rumbo porque tenemos herramientas que hasta ahora no teníamos frente a un problema grave que causa cientos de miles de muertes, aunque no estamos hablando de un cambio de paradigma. de curación o desaparición de la enfermedad en absoluto”, asegura a Efesalud el portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), Javier Membrillo.

La vacuna contra la malaria ha tardado en llegar porque es muy difícil encontrar una respuesta inmune al parásito que la produce debido a los mismos mecanismos que utiliza una vez que ingresa al cuerpo de la persona que infecta.

Malaria
Fotomontaje del archivo gráfico de EFE

“A veces nos ha costado entender que ninguna vacuna nos va a proteger al cien por cien del desarrollo de una enfermedad. El hecho de que una vacuna no haga desaparecer la enfermedad sino que reduzca significativamente el número de hospitalizaciones y muertes es muy importante”, reflexiona el experto de la Seimc.

Otras notas de Salud:  Cómo sentirse menos solo en el trabajo, según los expertos

Uno de los problemas es que existe el peligro de que estos sueros no lleguen a los más desfavorecidos, porque “una vez más estamos ante un problema de salud global al que la respuesta no es global y las capacidades de todos los países no son las mismas”.

En este sentido, Quince invita a una reflexión global porque alguien de un país desarrollado que viaja a una zona endémica de malaria a través de su sistema de salud puede adquirir profilaxis antipalúdica, facilidad que no es la misma en los países más afectados. donde “algunos nunca han visto a un médico en su vida”.

Armas más prometedoras contra la malaria

Hay otro nuevo horizonte prometedor en el campo de las vacunas contra la malaria: un suero a base de tecnología de ARN mensajero (ARNm) que ha conseguido una protección completa en modelos animales.

“Como no tenemos que conseguir una respuesta inmune en el organismo para que se produzcan los anticuerpos, introducimos directamente la molécula que dará la orden al organismo durante un breve periodo de tiempo de producir el antígeno contra el que queremos que actúe. producir el anticuerpo, tenemos potencialmente mayores posibilidades de éxito”, explica el portavoz de Seimc.

Sin bajar la guardia

Y a pesar de un futuro esperanzador, no deberías bajar la guardia en absoluto. La amenaza de malaria aumenta porque las vacunas tienen sus limitaciones, no tienen protección universal. A esto hay que sumarle que los expertos en climatología hablan de un aumento de la temperatura media global del planeta de dos grados.

Malaria
Foto EFE/Javier Cebollada

Esto significa que países como España que tienen climas templados se volverían subtropicales y podrían estar en riesgo de reintroducir la malaria.

“Ya había en España hasta no hace mucho. El mosquito lo tenemos en determinadas zonas y potencialmente, al igual que ocurre con otras enfermedades transmitidas por otros mosquitos como el dengue, que poco a poco empezamos a ver brotes autóctonos, la malaria podría volver a España en las próximas décadas”, advierte el portavoz de la Seimc.

Dejá un comentario