6 consejos para hacer un plan de parto que realmente funcione para ti

“Haga lo que funcione mejor para usted y, con suerte, todos los demás harán todo lo posible para apoyarlo en eso”, dice el Dr. Leonard.

2. Centrarse en la flexibilidad.

Cuando Standard habla de planes de parto con sus pacientes, se refiere a ellos como “listas de preferencias”. “Un plan no deja espacio para ‘pero’, una ‘lista de preferencias’ sí”, explica.

He aquí un ejemplo: en un plan de parto tradicional, es posible que se sienta inclinada a incluir algo como no querer líquidos por vía intravenosa durante un parto vaginal sin complicaciones. Una lista de preferencias tomaría algo como ese deseo y lo expresaría de manera diferente. Puede indicar, por ejemplo, que usted preferir no tener una vía intravenosa si no la necesita, dejando espacio para las incógnitas del trabajo de parto y el parto.

Parece una pequeña diferencia, pero pensar en las cosas de esta manera puede ayudarlo a considerar alternativas. Tal vez esté dispuesto a que su equipo de atención le coloque una vía intravenosa sin líquidos en caso de que la necesite, por ejemplo, explica Standard. El plan de nacimiento de muestra que proporciona ACOG incluso incluye esto como una opción potencial. “Los planes deben ser fluidos. La persona que hace un plan necesita saber que un plan de nacimiento es un punto de partida porque el nacimiento cambia para siempre”, dice ella.

La flexibilidad, y darte gracia a lo largo de tu experiencia de nacimiento, también te ayudará a recordar que no es tu culpa si las cosas cambian de rumbo (lo cual probablemente sucederá). Preparándose para el éxito desde el principio al recordarse que la flexibilidad y la fluidez son parte del proceso pueden ayudar a aliviar cualquier emoción negativa que pueda surgir cuando las cosas cambien.

Otras notas de Salud:  Manual con consejos para viajar en avión con niños con autismo

“El propósito del plan es compartir la toma de decisiones y que se escuche su voz; no es que todo salga exactamente como lo planeó”, dice el Dr. Leonard.

3. Hable sobre su plan con suficiente antelación.

No querrás estar haciendo tu plan de parto mientras conduces al hospital o cuando empiezas a darte cuenta de que las contracciones son regulares. “Quiere discutirlo con su proveedor o proveedores; quieres que todos en el equipo sean parte de él”, dice Standard.

Después de todo, esa toma de decisiones compartida es la parte clave, dice ella. Especialmente si ha experimentado un trauma de nacimiento o experiencias de parto negativas en el pasado, querrá mencionar sus preferencias desde el principio para comenzar conversaciones y expresar cualquier temor que pueda tener. Esto deja tiempo para revisar las cosas con su equipo y resolver cualquier desafío.

Cuando hable con su equipo de atención, Standard siempre sugiere recordar el acrónimo BRAIN:

  • ¿Cuáles son los Beneficios?
  • ¿Cuáles son los Riesgos?
  • ¿Cuáles son los Alternativas?
  • Cuál es mi Intuición ¿diciendome?
  • ¿Necesitamos hacer esto? Ahora?

4. Haga su investigación.

Asegurarse de tener información actualizada y de calidad es un aspecto importante y que a menudo se pasa por alto al crear un plan de parto.

Un ejemplo: es posible que desee incluir algo como “No quiero una episiotomía” en su plan de parto. Pero Standard señala que mientras una episiotomía, un corte desde la abertura vaginal hasta el ano, usado para ser una parte rutinaria del nacimiento, ya no lo es. La Clínica Mayo señala que solo se puede recomendar una episiotomía si el hombro del feto está atrapado detrás del hueso pélvico, el feto tiene un patrón de frecuencia cardíaca inusual o si se necesitan fórceps o una aspiradora.

Otras notas de Salud:  Exposición VIH sobre la mujer, ITINERANTAS 2022

Dejá un comentario