La bailarina profesional de The Exact Routine, Jenelle Manzi, jura por la noche antes de una presentación de Cascanueces

En las primeras horas de la mañana del 30 de noviembre, una nerviosa Jenelle Manzi se sentó frente al espejo de su camerino, preguntándose si recordaría cómo actuar. La bailarina profesional estuvo a punto de hacer su regreso a El cascanueces después de recuperarse de una fractura de tobillo, lesión que la alejó de los escenarios durante meses.

Pero tan pronto como se levantó el telón, la veterana del Ballet de la Ciudad de Nueva York se recordó a sí misma que sus habilidades son “una segunda naturaleza”, como Manzi le dice a SELF.

Para muchas compañías de ballet, realizar El cascanueces es una tradición navideña anual. La historia clásica sigue a Marie (en algunas versiones llamada Clara) que recibe un regalo de cascanueces y viaja a una tierra mágica en Nochebuena. Este año, Manzi interpreta a la madre de Marie, un papel que requiere una maniobra bastante complicada en la que debe colocar una capa sobre Marie mientras está rodeada de velas. Fue la escena por la que Manzi estaba más nervioso, después de tirar una vela durante el ensayo general. Pero para su primera actuación, lo logró.

“Fue como si no hubiera pasado el tiempo”, dice Manzi, quien ha bailado con el New York City Ballet desde 2006. “Me siento bien. Estoy emocionado de volver por completo y actuar todas las noches, porque es una gran progresión regresar de una lesión”.

Manzi vive con el síndrome de Ehlers-Danlos, un trastorno hereditario del tejido conectivo que hace que las articulaciones se vuelvan hipermóviles, y ha lidiado con su parte de lesiones como resultado de ello, incluida una a la edad de 17 años que le impidió bailar durante dos años. La condición, dice, ha hecho que bailar sea más fácil en algunos aspectos (es extremadamente flexible, lo que da como resultado una gran extensión, por ejemplo) pero más difícil en otros, ya que sus articulaciones se salen, causando lesiones e inflamación.

Otras notas de Salud:  "Resincronización cardíaca para desbloquear tu ritmo de vida"

“No entendía por qué mi cuerpo no se sentía como el de nadie más; No entendía por qué mi cuerpo sobresalía en ciertos lugares donde nadie más lo hacía”, dice.

Ha sido un montón de “ensayo y error”, dice, refiriéndose a qué tipo de entrenamiento y recuperación hace que su cuerpo se sienta mejor, pero ahora está en un lugar mejor. Gracias a la ayuda de médicos y otros expertos, tiene una mejor idea de lo que le funciona y lo que no, y puede aplicar ese conocimiento en su entrenamiento.

Y su papel en El cascanueces este año es la culminación de eso: Para Manzi, quien ha estado bailando desde los cuatro años y actuando en El cascanueces desde los 16 años, subir al escenario para quizás el ballet navideño más famoso del mundo le devuelve la “alegría infantil”, dice.

“[After seeing The Nutcracker] Tenía este gran sueño de algún día bailar en él yo mismo, y quién sabía que llegaría a ese escenario exacto”, dice Manzi. “Cada vez que las cosas se sienten difíciles, siempre reflexiono sobre cómo estoy viviendo mi sueño de toda la vida, nada lo supera”.

Si bien puede ser una parte de ensueño, bailar El cascanueces implica un horario agotador, especialmente durante las vacaciones, cuando la compañía a menudo realiza espectáculos consecutivos. Tienen varios horarios de inicio, desde la 1 p. m. de la tarde hasta las 8 p. m. de la noche, lo que dificulta la rutina habitual. Además, incluso después del toque final, Manzi no tiene mucho tiempo para descansar. Usa sus horas libres para dirigir Get Golden, una empresa de refrigerios naturales que lanzó en 2020. Las semillas de Get Golden se plantaron cuando Manzi se lesionó cuando era adolescente y se interesó en la nutrición como una forma de ayudarla a recuperarse.

Otras notas de Salud:  María Victoria Mateos, presidenta de los hematólogos españoles

Dejá un comentario