Coronavirus, madre y bebé, no hay trío posible

“Del registro de seNeo sobre la incidencia de coronavirus en mujeres embarazadas y sus bebés, se puede deducir, hasta noviembre de 2022, que prácticamente todos los recién nacidos de madres covid no presentan la infección; tanto es así que el contacto piel con piel y la lactancia materna son dos estrategias imprescindibles para su salud”, destaca con orgullo el Dr. Manuel Sánchez Luna, presidente de la Sociedad Española de Neonatología

Coronavirus, madre y bebé: no hay trío posible

“Las hospitalizaciones de recién nacidos han sido por causas heterogéneas, nunca relacionadas con la pandemia del SARS-CoV-2: la posible transmisión del virus de la madre al bebé se ha producido sólo en el 1,3% de los casos, una cifra insignificante, y la afectación fue siempre de carácter leve”, subraya.

“Podemos asegurar, con base en los datos del registro SeNeo, que El COVID-19 no ha sido una pandemia de afectación neonatal”, dice el también jefe del Servicio de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

“Por tanto, de este resultado se puede deducir que las medidas sanitarias adoptadas en nuestro país han sido muy eficaces para preservar la salud y el cuidado regular tanto de los recién nacidos como de sus madres”, añade.

Coronavirus y embarazo, una relación prácticamente inexistente

Se crea el registro de casos de covid de la Sociedad Española de Neonatología para conocer el impacto de la infección por SARS-Cov-2 en los recién nacidos; un conjunto de “datos propios” recogidos tanto de madres infectadas y sus recién nacidos -situación perinatal- como de aquellos otros bebés que se infectaron en el periodo postnatal.

Otras notas de Salud:  El futuro de la oftalmología pasa por la apuesta en investigación

El principal objetivo de este registro seNeo ha sido y es recopilar todas las estadísticas clínicas de embarazos y partos durante la pandemia para desarrollar una serie de recomendaciones basadas en la evidencia científica.

“Esta exhaustiva base de datos, alimentada por cientos de profesionales, coordinada por el grupo de enfermedades infecciosas seNeo, bajo el liderazgo del Dra. Belén Fernández Colomerneonatólogo del Hospital Central de Asturias, ha mejorado mucho nuestras estrategias frente a una enfermedad desconocida e impredecible a principios de 2020″.

No sabíamos a lo que nos enfrentábamosya que la información clínica y los artículos de investigación de nuestros colegas chinos, europeos y americanos eran alarmantes”.

Dr. Manuel Sánchez Luna

Hasta la fecha han participado en el registro SeNeo 138 hospitales, la práctica totalidad de la red hospitalaria pública y privada española, incluidos en este gran estudio analítico 6.748 madres y 6.872 recién nacidos.

La mayoría de las madres gestantes (77%) se han infectado durante el tercer trimestre, y la tasa de cesáreas ha sido del 22% de los casos, más bajo que el promedio nacional fuera de la epidemia (25% en 2019).

“Al comienzo de la pandemia, observamos una alta tasa de prematuridad porque la enfermedad era extremadamente grave en las mujeres, básicamente se infectaban en el tercer trimestre del embarazo. Las madres sufrían de insuficiencia respiratoria y nos vimos obligados a sacar a los bebés muy temprano”, dice.

Las infecciones más graves en gestantes se registraron, sobre todo, en mujeres obesas y con diagnóstico de preeclampsia.

“Estos bebés no tenían problemas infecciosos por transmisión de la madre a través de la placenta, sino dificultades orgánicas por la prematuridad”, destaca.

Otras notas de Salud:  Hepatitis infantil aguda: llamamiento a extremar la vigilancia

La gravedad disminuyó claramente con el inicio de la vacunación en mujeres embarazadas.

“Las vacunas representaron un antes y un después, ya que modificaron el perfil de gravedad; La necesidad de ingreso en UCI de embarazadas vacunadas es ahora muy poco frecuente”, testifica.

A su vez, conociendo mucho mejor el virus, fue posible reducir significativamente el número de nacimientos prematuros: “La tasa global de precocidadAfortunadamente ha ido disminuyendo a lo largo de la pandemia”, insiste.

Coronavirus y maternidad en España

Magníficos resultados de la estrategia SeNeo ante la pandemia del COVID-19

Desde que se comenzaron a evaluar los casos durante la primera ola de la pandemia, el perfil de las gestantes se ubicaba entre los 31 y 33 años de edad; y el 73% de ellos –datos de febrero de 2022– era previamente saludable, a pesar de mostrar una alta prevalencia de obesidad.

Durante este período, las gestantes -80% de los casos analizados- no sufrieron patologías gestacionales; siendo el preeclampsia la complicación más frecuente en este grupo de mujeres.

“Las madres que ingresaron en la UCI por covid desarrollaron la enfermedad en el tercer trimestre, probablemente por el mayor compromiso respiratorio. En este grupo de pacientes se describieron más casos de obesidad y preeclampsia”, reitera.

“Hay que tener en cuenta que las formas graves de covid son más frecuentes en mujeres embarazadas que en mujeres no embarazadas”, explica el doctor Manuel Sánchez Luna.

La Sociedad Española de Neonatología (SeNeo) recomendó, poco después del inicio de la pandemia, y tras comprobar la escasa afectación del virus en los recién nacidos, que el parto se realizara en las mismas condiciones que en ausencia de infección por SARS-CoV-2.

Otras notas de Salud:  casi 15 millones, el doble de lo estimado

“Se aconsejó expresamente no separar a la madre de su hijo y mantener la hospitalización conjunta y el contacto piel con piel entre ambos tras el parto, así como la lactancia”, subraya la médica madrileña.

Al mismo tiempo, SeNeo estableció las medidas de higiene adecuadas para prevenir el contagio de madres embarazadas a sus recién nacidos tras el parto y también al personal sanitario.

Siguiendo estas indicaciones, datos de enero de 2022 del SeNeo estimaban que se había conseguido contacto piel con piel en el 80% de los casos, alojamiento conjunto en la habitación del hospital en el 97% de los casos de recién nacidos asintomáticos y mantenimiento de la lactancia materna en el 88% de los casos

“Ha sido muy interesante ver cómo la tasa de infección en los bebés que no fueron separados de sus madres resultó ser menor que en el grupo de bebés que tuvieron que ser separados de sus madres; y además, en las que continuaron amamantando, la tasa fue menor que en las que recibieron leche donada de otras madres”, concluye el Dr. Manuel Sánchez Luna.

En noviembre de 2022, las cifras se han consolidado y ofrecen tranquilidad a los recién nacidos, sus madres y padres, familias, profesionales sanitarios y resto de la población.

Dejá un comentario