Cocina de reaprovechamiento para evitar el desperdicio

Un nuevo episodio de “A gusto con la Tierra” se centra en la cocina reutilizada, una buena forma de evitar el desperdicio alimentario


De cocina de reutilización a receta de autor, la croqueta se ha convertido en un emblema de los restaurantes. EFE/Pilar Salas

Si sueles tener restos de comida y nunca sabes qué hacer, Noelia López, nutricionista de Nestlé en España, ofrece las claves para darle una segunda oportunidad a los alimentos gracias a la reutilización.

Cocinar con reutilización consiste en aprovechar las sobras para evitar el desperdicio de alimentos. En este tipo de cocina lo más importante es tener buenas ideas para sacarle el máximo partido a la comida.

Este tipo de cocción es una forma de cocinar para aprovechar al máximo cada ingrediente o los restos de una preparación previamente cocida.

“Este puede ser el caso de un salteado de espinacas que decidimos darle una oportunidad y agregarlo a un plato de pasta”, dice la nutricionista.

Cuando nos sobra comida es porque no nos hemos adaptado bien a las cantidades de los ingredientes, nos ha faltado o hemos comido fuera. De esta forma, se pierde la planificación previa.

En el Observatorio Nestlé, el experto señala que descubrieron que el 36% de los españoles tiraba las sobras del plato. “De todos ellos, el 23% los tiró directamente a la basura y el 13% los guardó para reutilizarlos, pero terminó descartándolos”, explica López.

comida más desperdiciada

Los alimentos que más se desperdician en el hogar son las frutas y verduras, el pan y los platos preparados. Luego carne, lácteos y pescado.

Otras notas de Salud:  La ciencia opina sobre el fin de las mascarillas

Los principales motivos de descarte de los frutos se atribuyen a su deterioro y mal aspecto. En el caso del pan, se debe a la sequedad. Y en comidas preparadas, la razón es que sobra poco y creemos que no alcanza para una ración completa.

Las frutas muy maduras se pueden utilizar en batidos, mermeladas o helados. Hay parte de algunas frutas que se tiran cuando el punto es perfecto.

El centro de la piña se puede agregar a pastas, ensaladas o arroces. Por su parte, la piel se puede utilizar para aprovechar su jugo.

Las pieles de cítricos son muy interesantes. Una vez lavadas, se pueden utilizar para caramelizar azúcar o aromatizar aceite de oliva para aliñar ensaladas y dar un toque diferente.

“Puede agregar ralladura de limón o naranja a una masa de bizcocho antes de hornear. Esto le da un sabor agradable y un olor diferente a la receta”, recuerda la nutricionista.

¿Qué pasa con las verduras?

“Hay que hablar de verduras. La parte más verde del puerro es tan aprovechable como el resto del producto. Se puede utilizar para caldos, salteados, salsas o rellenos”, explica la nutricionista de Nestlé.

Las vainas de habas se pueden mezclar en una tortilla o arroz. Por otro lado, el tallo del brócoli se puede usar para una crema, una salsa o como chips crujientes.

La piel de verduras como los calabacines se puede utilizar en cremas. Y también se pueden usar en salteados, hacer espaguetis de calabacín o comerlos crudos en una vinagreta.

Gran parte de los minerales y la fibra se encuentran en la piel. Se puede añadir a cremas, lasaña, ratatouille, conservas o en caldos.

reutilización, sopas y cremas
Las verduras son uno de los alimentos más desperdiciados, pero se pueden utilizar en recetas como las cremas. EFE/Marimer Codina

Pan, corazón de reutilización

El pan es el alimento por excelencia de la cocina de reutilización. Antiguamente se utilizaba en recetas como las migas o las sopas de ajo.

Otras notas de Salud:  Biopsia líquida, un aliado para el diagnóstico y la evolución del cáncer

El recetario tradicional está repleto de recetas para aprovechar el pan seco como las torrijas o el pan con tomate.

También podemos hacer nuestras propias migas de pan guardándolas en un bote de cristal cerrado.

El 42% de las personas recurren a freír en la cocina para reutilizar. Las croquetas son las recetas más populares, ya que se pueden rellenar con verduras, pollo o incluso arroz.

En la cocina se pueden hacer múltiples recetas para aprovechar todos los alimentos sobrantes como guisos, albóndigas, empanadas y hamburguesas vegetales.

Los huevos también se pueden aprovechar al máximo mediante la reutilización. Si tiene claras de huevo sobrantes, puede guardarlas en un recipiente limpio y hermético.

En el caso de las yemas, hay que batirlas ligeramente con un poco de sal o azúcar para que no queden duras. Esto va a depender de la preparación que vayamos a hacer.

Dejá un comentario