La enfermedad del sueño o la picadura de la mosca tsetsé

La enfermedad del sueño, que se transmite principalmente por la picadura de la mosca tsetsé, vuelve a ser noticia, pero esta vez positiva, ya que Guinea Ecuatorial, que fue colonia española, ha conseguido eliminar de su territorio la tripanosomiasis humana africana, como este es el nombre oficial de la dolencia

Sin tratamiento, la enfermedad del sueño, que afecta el sistema nervioso de una persona, se considera fatal. Actualmente es endémica en 36 países del África subsahariana.

La forma gambiana de esta patología es la más generalizada, representando el 95% de los casos notificados, pero se ha reducido considerablemente en este siglo: en 2021 se notificaron 750 casos en once países endémicos, lo que supuso un reducción del 95% en el número de casos en comparación con la cifra de 2001 (26.095 casos).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mosca tsetsé se encuentra en el África subsahariana, pero solo ciertas especies transmiten la enfermedad.

Por razones desconocidas hasta la fecha, este insecto vive en muchas regiones donde no se presenta la enfermedad del sueño. Las personas más expuestas al contacto con la mosca tsetsé, y por tanto a contraer la enfermedad, son los habitantes de las zonas rurales que se dedican a la agricultura, la pesca, la ganadería o la caza.

Enfermedad del sueño: vías de infección

Como ya hemos dicho, la enfermedad se transmite principalmente por la picadura de una mosca tsetsé infectada, pero existen otras vías de infección.

1.- Transmisión de madre a hijo: El tripanosoma puede atravesar la placenta e infectar al feto.

Otras notas de Salud:  ¿Por qué aumenta la caída del pelo en otoño?

2.- El transmisión mecánica a través de otros insectos hematófagos es posible; sin embargo, es difícil determinar las consecuencias epidemiológicas de esta vía.

3.- El pinchazos accidentales con agujas contaminadas en el laboratorio han causado algunas infecciones.

4.- También se ha denunciado la transmisión del parásito a través del contacto sexual.

en la primera etapa, los tripanosomas se multiplican en los tejidos subcutáneos, la sangre y la linfa; Se conoce como fase hemolinfática y se caracteriza por episodios de fiebre, dolores de cabeza, adenopatías, dolor articular y picor.

En la segunda etapa, los parásitos atraviesan la barrera hematoencefálica e infectan el sistema nervioso central. Esto se conoce como la fase neurológica o meningoencefálica.

Por lo general, esto es cuando se presentan los signos y síntomas más obvios de la enfermedad, incluidos cambios de comportamiento, confusión, trastornos sensoriales y falta de coordinación.

Los trastornos del ciclo del sueño, que dan nombre a la enfermedad, son una característica importante de la segunda etapa.

Enfermedad del sueño: formas

La enfermedad toma dos formas, dependiendo de la subespecie del parásito causante:

Trypanosoma brucei gambiense se encuentra en 24 países de África occidental y central. Esta forma representa actualmente el 97% de los casos notificados de enfermedad del sueño y causa infección crónica.

Una persona puede estar infectada durante meses o incluso años sin presentar manifestaciones clínicas significativas.

Cuando aparecen los síntomas, la enfermedad suele estar ya muy avanzada, en la etapa de afectación del sistema nervioso central.

Trypanosoma brucei rhodesiense se encuentra en 13 países del este y sur de África. Hoy esta forma representa menos del 3% de los casos notificados y provoca una infección aguda.

Otras notas de Salud:  El virus de la covid sigue circulando

Los primeros signos y síntomas se observan entre unas semanas y unos meses después de la infección. La enfermedad progresa rápidamente y afecta el sistema nervioso central.

Solo en Uganda prevalecen ambas formas de la enfermedad, pero en áreas separadas.

Hay otra forma de tripanosomiasis que ocurre principalmente en países latinoamericanos; Se llama tripanosomiasis americana. la enfermedad de Chagas.

El organismo causante pertenece a otra especie del género. tripanosoma, se transmite por un vector diferente y las características de la enfermedad son diferentes de las de la tripanosomiasis africana humana.

Imagen del parásito que transmite el Chagas FOTO EFE/ Mayra Cuevas

Epidemias en el siglo pasado

En el último siglo ha habido varias epidemias en África:

La primera, entre 1896 y 1906, principalmente en Uganda y la cuenca del Congo; la segunda en 1920, que afectó a varios países africanos, y la más reciente ocurrió en 1970 y duró hasta finales de la década de 1990.

Según la OMS, la epidemia de 1920 se detuvo gracias al trabajo de equipos móviles que organizaron el cribado de millones de personas en riesgo.

A mediados de la década de 1960, la enfermedad del sueño estaba bajo control, con menos de 5000 casos informados en todo el continente.

Tras el éxito, se relajó la vigilancia y la enfermedad reapareció, alcanzando proporciones epidémicas en varias regiones en 1970.

Los esfuerzos desplegados por el mencionado organismo de las Naciones Unidas junto con los programas nacionales de control de enfermedades, la cooperación bilateral y las organizaciones no gubernamentales durante la década de 1990 y los primeros años del presente siglo permitieron revertir la tendencia.

Dado que el número de nuevos casos de tripanosomiasis africana humana notificados entre 2000 y 2012 disminuyó significativamente como resultado de los esfuerzos internacionales coordinados, la Hoja de ruta de la OMS para las enfermedades tropicales desatendidas ha establecido yEl objetivo de su eliminación como problema de salud pública al 2020 y la interrupción de su transmisión (cero casos) al 2030.

Otras notas de Salud:  Cómo proteger tu salud ocular en verano

Distribución actual de la enfermedad

La incidencia de la enfermedad varía de un país a otro y, dentro de un mismo país, de una región a otra.

En los últimos cinco años, más del 70% de los casos notificados ocurrieron en el República Democrática del Congocon un promedio de menos de 1.000 casos declarados anualmente.

Angola, República Centroafricana, Chad, Congo, Gabón, Guinea, Malawi y Sudán del Sur reportó entre 10 y 100 nuevos casos en 2019, mientras que el Camerún, Côte d’Ivoire, Guinea Ecuatorial, República Unida de Tanzanía, Uganda, Zambia y Zimbabue se reportaron entre 1 y 10 nuevos casos.

Burkina Faso, Ghana, Kenia y Nigeria Se han reportado casos esporádicos en los últimos 10 años.

La transmisión de la enfermedad del sueño parece haberse detenido en algunos de estos países, pero todavía hay áreas donde el acceso para evaluar el estado exacto de la situación es difícil debido a la inestabilidad social y/o la dificultad para acceder a las actividades de seguimiento y diagnóstico, concluye la OMS.

Dejá un comentario