Noticiero del Corazón: “Tecnología cardiovascular salvavidas”

Noticiero del Corazón: “Tecnología cardiovascular que salva vidas”

Y en primer lugar interviene el Dr. Carlos Macaya desde el Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (FIC) para hablar de la patología más prevalente dentro de las afecciones cardiovasculares, que no es otra que la enfermedad arterial coronaria, principal causa de la angina de pecho y del infarto agudo de miocardio.

Acercarse a una angioplastia coronaria sin la barrera de la calcificación

Una vez que se verifica mediante angiografía coronaria que la arteria está obstruida e impide el flujo sanguíneo adecuado, estrechamiento generalmente causado por placas ateroscleróticas (endurecimiento de la pared interna de la arteria debido al colesterol, en la mayoría de los casos), es necesario operar.

A diferencia de la técnica de bypass en cirugía cardiaca, el procedimiento hemodinámico consiste en introducir una guía y un catéter por la arteria inguinal (vía femoral) o por la arteria de la muñeca (vía radial) hasta llegar al corazón.

Una vez allí, donde se encuentra la barrera de calcificación, se retira la guía y sólo queda el catéter terapéutico para realizar la angioplastia con balón y stent, herramientas fundamentales de la cardiología intervencionista.

“Estas arterias coronarias tienden a deteriorarse por la evolución, a medida que avanzamos en edad, y detrás de ello encontramos factores de riesgo perversos que no debemos dejar de señalar porque son clásicos, como el tabaquismo, el sedentarismo, la hipertensión, la diabetes o el colesterol” .

Pero no todas las lesiones obstructivas de las arterias son iguales.

“Hasta el 30% de las obstrucciones en las arterias son causadas por calcificación, es decir, por placas de calcio endurecidas como una piedra, sobre todo en personas mayores, de 80 y 90 años. A veces, la angioplastia con balón no puede romper esta barrera y es necesario ablandar el área obstruida”, explica.

La función de este globo es dilatar la arteria ocluida, ejercer presión contra la pared interna de la arteria y así permitir nuevamente el flujo sanguíneo correcto.

El globo es una especie de globo de plástico que se infla a cierta presión, e incluye suero. Con este globo inflado, es posible abrir el vaso dañado y luego insertar un stent.

Uno de los dispositivos cardiovasculares utilizados para eliminar gran parte de la placa obstructiva de la arteria coronaria es el “giratorio“. (Imágenes de aterectomía rotacional cortesía de Boston Scientific).

“El dispositivo guiado, cuya fresa gira entre 135.000 y 180.000 veces por minuto, atraviesa la calcificación de la arteria coronaria, dejándola habilitada para que se pueda realizar la angioplastia con balón y stent sin problemas añadidos”, señala.

Otras notas de Salud:  Los pacientes, protagonistas en el abordaje holístico del dolor crónico

Las micropartículas desprendidas de la placa durante la acción del rotablator pasan al torrente sanguíneo y no son obstructivas.

“Excepcionalmente, se puede liberar una partícula de un tamaño suficiente para ocluir el lecho distal de un vaso sanguíneo, produciendo microinfartos. Estas lesiones producen algo de dolor pero carecen de repercusión clínica”, detalla el cardiólogo.

Acción del dispositivo de ondas de choque en una arteria del corazón para romper la placa aterosclerótica

Otro dispositivo de desbloqueo es el “onda de choque“, procedimiento de litotricia intravascular (Imágenes cedidas por Biosensors Iberia).

“La placa aterosclerótica se suaviza con ondas de choque similares a las que se usan en la litotricia para tratar los cálculos renales. La tremenda energía sónica utilizada contra la calcificación es impulsada durante milésimas de segundo dentro de un catéter con balón, también sin afectar las paredes de los vasos sanguíneos”, subraya.

Angioplastia post-rotablator en el corazónPara terminar de optimizar el resultado al utilizar el “giratorio y el onda de choque“, deshacerse de todas las irregularidades y mantener la arteria abierta, se implanta un stent durante la angioplastia con balón.

El stent es un resorte, una pequeña malla metálica que se inserta para solucionar por completo el problema de la obstrucción coronaria. Esta malla metálica puede ser reemplazada por un dispositivo con un material que se reabsorbe en el cuerpo y desaparece: es el dispositivo coronario reabsorbible.

Una vez que se tiene la certeza de que el stent cubre la parte enferma de la arteria, se infla el globo y se expande la malla metálica para cubrir todas las irregularidades.

“La implantación del stent garantiza una excelente luz y con ello ya no tendrás problemas de obstrucción de la sangre del músculo cardíaco por esa arteria coronaria”, explica el Dr. Macaya.

La solución de “clip” para la enfermedad de la válvula auriculoventricular del corazón

Las cuatro válvulas del corazón, tricúspide, pulmonar, mitral y aórtica, delicados pero poderosos velos de tejido conjuntivo casi transparente, funcionan como un reloj suizo para hacer pasar la sangre a través de las aurículas y los ventrículos del músculo cardíaco.

“Las válvulas del corazón, como puertas, aseguran que el flujo sanguíneo no retroceda, sino que circule hacia adelante con cada latido, abriéndose y cerrándose un poco; es decir, que la sangre sin oxígeno se dirija hacia los pulmones en la circulación menor y con oxígeno hacia el resto de los órganos en la circulación mayor”, describe el cardiólogo.

Lo que nos hace sospechar que hay un problema en las válvulas es el sintomatología, básicamente dificultad para respirar, palpitaciones, hinchazón en las piernas o debilidad física; síntomas que no son muy específicos, pero que nos orientan hacia una posible afección valvular.

Otra sospecha que nos acerca a un diagnóstico precoz se establece tras la auscultación, donde escuchamos sonidos diferentes a los que provienen de un corazón sano. Llamamos a estos sonidos raros ‘soplos cardíacos‘.

Válvulas auriculoventriculares del corazón: tricúspide y mitral (derecha e izquierda del corazón).

“Tanto la insuficiencia como la estenosis de las válvulas mitral (lado izquierdo del corazón) y tricúspide (lado derecho del corazón) constituyen la segunda causa más frecuente de enfermedad cardiovascular; en concreto la incompetencia o insuficiencia de las valvas (dos en la mitral y tres en la tricúspide), cuando no cierran correctamente”.Dr. Carlos Macaya Miguel

Para conseguir que las válvulas mitral y tricúspide vuelvan a cerrarse de forma eficaz, en algunos casos se puede utilizar la técnica del cateterismo para unir sus valvas: mitraclip y triclip. (Imágenes cortesía de Abbott Medical).

Otras notas de Salud:  ¿Lo sabes todo sobre los huevos?

Mitraclip en válvula mitral dañada

Triclip y Mitraclip para corregir la enfermedad de la válvula auriculoventricular

“Reduciremos la insuficiencia o la eliminaremos por completo. Esto se logra con un clip, una especie de grapa que agarra y comprime cada folleto hasta que se cierra correctamente. Se pueden utilizar tantos clips como sea necesario. Lo importante es que estén bien colocados para que cumplan su función mecánica”, indica.

“El intervencionismo cardiaco no solo se realiza con imagen radiológica, sino que también se utiliza la ecografía a través de la ecografía transesofágica durante toda la intervención para comprobar con mayor certeza que cada clip encaja correctamente en la valva correspondiente”, señala.

“Cabe recordar que, ante la duda, retrocedemos. Se ha comprobado fehacientemente que el clip se pega y los velos duran muchos años… sólo como excepción se puede soltar un clip, incluso embolizar el torrente sanguíneo”, aclara.

Dr. Carlos Macaya presenta el Noticiero del Corazón

En cuanto a la prevención de la aterosclerosis -placas de calcificación en las paredes internas de las arterias coronarias- o la aparición de valvulopatías, muchas veces se relaciona con estilos de vida evitables, algo que no ocurre con la carga genética, que es “por ahora” inevitable.

Existen causas sobre las que podemos actuar:

Los debidos al infarto de miocardio pueden reducirse actuando sobre los factores de riesgo: tabaquismo, presión arterial alta, niveles altos de colesterol, obesidad, diabetes mal controlada y estilo de vida sedentario.

En cuanto a la valvulopatía, una causa menos conocida por la población general y que además se puede reducir con buenos hábitos, es la infección de la pared interna del corazón.

Su origen suele ser una invasión de la sangre por gérmenes de origen externo, es decir, una infección a otro nivel, y la localización más frecuente suele ser la boca.

Así, aunque pueda parecer sorprendente, la forma más rentable de reducir la endocarditis y, en consecuencia, la valvulopatía, es prevenir o tratar adecuadamente cualquier infección en la boca.

Dejá un comentario