Aumentan los casos en personas mayores de 50 años

Aunque hasta hace poco tiempo la miastenia grave, una enfermedad autoinmune neuromuscular, era considerada una enfermedad rara, el hecho de que en Europa y España haya una tendencia creciente en el número de casos diagnosticados, sobre todo a expensas de una mayor incidencia en personas mayores de 50 años la edad, la convierte en una enfermedad cada vez más común.

En el Día Nacional contra la Miastenia Gravis, el 2 de junio, según el Sociedad Española de Neurología (SEN), de los 700 casos diagnosticados cada año en España, el 60% corresponden a personas de entre 60 y 65 años.

Más de 15.000 personas padecen miastenia grave en España, una enfermedad neuromuscular autoinmune crónica que puede afectar a personas de todas las edades.

En las mujeres, lo habitual es que la enfermedad debute antes, entre los 20 y los 40 años, y entre los 60-80, en los hombres. Aun así, en un 10-15% de los casos la enfermedad comienza en la infancia y la juventud.

Los tratamientos controlan los casos de miastenia

De acuerdo con él doctor Alejandro Horga Hernández, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Neuromusculares de la SENgracias a los tratamientos “se suele conseguir un control aceptable de la enfermedad”, aunque su curso es muy variable y la mayoría desarrolla la progresión de los síntomas en los dos o tres primeros años.

Los tratamientos en la actualidad hacen que “muchas personas sean capaces de pausar su progresión o incluso estén prácticamente asintomáticas”, dice el neurólogo.

En cualquier caso, durante el curso de la enfermedad, es común que los pacientes experimenten exacerbaciones de los síntomas, que pueden ser espontáneas o debidas a algún factor desencadenante.

Otras notas de Salud:  Seminario para periodistas sobre logros, avances y futuro de las vacunas

Estos desencadenantes incluyen infecciones, estrés, embarazo, el ciclo menstrual y algunos medicamentos.

Según el neurólogo, “la debilidad y fatiga muscular que provoca esta enfermedad tiende a aumentar en los momentos de actividad ya disminuir con el reposo. Además, lo más habitual es que, al menos inicialmente, los primeros síntomas aparezcan en un único grupo muscular.

“En el 50-70% de los casos -explica- suele debutar en los músculos oculares, produciendo párpados caídos o visión doble, pero también puede afectar a otros músculos de la cara o el cuello y, con el tiempo, afectar a los músculos de la extremidades o a los músculos respiratorios”.

EFE/SRDJAN SUKI

Y es precisamente cuando la enfermedad produce una debilidad severa de los músculos respiratorios cuando más peligra el pronóstico vital de los pacientes.

resistencia a las drogas

Todavía el 8,5% de los pacientes son resistentes a los medicamentos y es más común en mujeres y pacientes en general con inicio temprano de la enfermedad.

Estos datos proceden de un estudio con datos clínicos de 15 hospitales españoles incluidos en el Registro Español de Enfermedades Neuromusculares del CIBERER

En aquellos pacientes que padezcan una miastenia grave refractaria, también llamada farmacorresistente, a pesar del tratamiento, “no conseguirán una mejoría y sufrirán frecuentes recaídas y una importante repercusión funcional. Por eso, es fundamental seguir investigando en el desarrollo de nuevos tratamientos”, apunta la especialista.

La SEN recuerda que los mayores retrasos diagnósticos de la miastenia grave que se dan en España se dan en casos de aparición precoz o tardía, por lo que pide que no se subestime la relativa baja incidencia de esta enfermedad en determinados grupos de edad ni se atribuyan los primeros síntomas a envejecimiento u otras dolencias.

Otras notas de Salud:  Diez consejos para proteger tu corazón en verano

Dejá un comentario