Las claves de uno de los últimos tratamientos de hiperplasia benigna de próstata, láser avanzado

Los últimos e innovadores tratamientos para curar la hiperplasia benigna de próstata son analizados por especialistas en urología en una nueva entrada del blog “Salud y prevención”

La hiperplasia prostática benigna o HPB es cada vez más frecuente entre la población masculina de mayor edad, debido al aumento de la esperanza de vida y los cambios en el estilo de vida.

Consiste en una hipertrofia o aumento de tamaño de parte de la próstata, una glándula perteneciente al aparato reproductor masculino y que rodea el conducto por el que sale la orina del cuerpo.

“Es habitual que a medida que los hombres envejecen, la próstata aumenta de tamaño, sobre todo a partir de los 50 años, por lo que es recomendable que los hombres se hagan un chequeo de próstata a partir de esa edad”, señala el Dr. Luis Álvarez Buitrago, especialista en Urología de la Hospital Quirónsalud Toledo.

No obstante, el urólogo precisa que “si se perciben síntomas o hay antecedentes familiares de cáncer de próstata, estos controles deben realizarse antes de los 40 años. La HBP es benigna, no cancerosa, ni se cree que aumente las posibilidades”. de desarrollar cáncer de próstata”.

Así, explica que cuando la próstata crece, el conducto urinario a la salida de la vejiga se estrecha y, entre otros síntomas, el paciente orina con dificultad.

Otros síntomas son micción frecuente y urgente, especialmente por la noche; pequeñas cantidades de sangre en la orina; necesidad de orinar con frecuencia; flujo de orina débil y lento; micción intermitente o prolongada; goteo posmiccional; o sensación de vaciamiento incompleto o retención aguda de orina.

Generalmente, si se presentan estos síntomas, prosigue el especialista de Quirónsalud, se debe consultar con el urólogo quien, previsiblemente, solicitará pruebas de imagen, realizará un tacto rectal, así como análisis de sangre, entre otros, para poder diagnosticar el problema. .

Otras notas de Salud:  hidratación, lugares frescos y reducir el ejercicio

Opciones de tratamiento de la HPB

En cuanto al tratamiento, este experto celebra que hoy en día existen varias vías terapéuticas.

Como toma de medicamentos, cambios en el estilo de vida, cirugía, o procedimientos mínimamente invasivos como el láser verde, la técnica Rëzum y la técnica HoLEP, técnicas mínimamente invasivas que reducen las complicaciones postoperatorias y aceleran la recuperación del paciente.

Precisamente, el servicio de Urología del centro, encabezado por los doctores Fernando y Luis Álvarez, ya fue pionero en la región en la aplicación de esta técnica de vapor o Rëzum para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna, una técnica mínimamente invasiva que reduce las complicaciones y la estancia hospitalaria de los pacientes, según lo que valoren.

La ventaja de este procedimiento, destaca el Dr. Álvarez, es que se conserva la próstata y todas sus funciones, y no produce impotencia sexual, ni incontinencia urinaria.

“La técnica Rëzum es ambulatoria, es decir, no requiere hospitalización, y para llevarla a cabo se inyecta vapor de agua en la próstata, provocando la muerte celular del tejido y su posterior eliminación natural por el organismo; consecuentemente aliviando los síntomas que produce la compresión de ese tejido prostático. Esta intervención se cuenta con la ayuda de una cámara que se introduce por la uretra y que permite observar con detalle la zona a tratar”, detalla el urólogo.

¿Qué es la técnica HOLEP?

Por otro lado, este jefe del servicio de Urología Quirónsalud Toledo destaca que la técnica HoLEP, o enucleación láser para el tratamiento de la HBP, es una “técnica pionera, e igualmente mínimamente invasiva”.

Se realiza por vía endoscópica, evitando cicatrices abdominales, así como posibles complicaciones, reduciendo el tiempo de estancia hospitalaria, y el periodo en el que el paciente debe llevar la sonda vesical, para que se recupere más rápidamente.

Otras notas de Salud:  Especialistas abordan asma, dermatitis y ronosinusitis

La principal diferencia que aporta este tipo de intervención con respecto al resto de técnicas empleadas en el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna es que el tejido prostático que se extrae es mayor, eliminando la obstrucción por completo, apunta el Dr. Álvarez.

Y, al igual que la cirugía de próstata con láser verde, señala que la técnica HoLEP implica hospitalización de uno a dos días, con buen control de la hemostasia, y con retirada precoz de la sonda vesical, normalmente en ese plazo de 24 a 48 horas tras la intervención.

Para próstatas grandes y anticoaguladas

Así, el Dr. Álvarez destaca que se trata de una intervención que está especialmente indicada en casos de próstatas grandes, que no pueden ser resecadas mediante otras técnicas clásicas, y también en hombres que toman anticoagulantes, ya que al realizarse por vía endoscópica reduce el riesgo de sangrado.

Otra de las ventajas de la cirugía de enucleación con láser, continúa, es que también permite la extracción de tejido prostático a través de la uretra para realizar la biopsia correspondiente, lo que le da al equipo médico un mayor conocimiento sobre el tipo de próstata, sus causas y cuándo se trata. saber cómo abordar el futuro tratamiento y seguimiento del paciente.

Los doctores Fernando y Luis Álvarez, del Servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Toledo, expresaron así su satisfacción por la “posibilidad de contar con los medios técnicos y humanos necesarios para seguir avanzando en la implantación de nuevas técnicas quirúrgicas que supongan un importante beneficio para los pacientes”. “.

Dejá un comentario