“Antes cuando cumplías 18 te hacías un tatuaje y ahora relleno de labios”

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo. Pesa unos cinco kilos y tiene una superficie de unos dos metros cuadrados, por tanto, no es solo una capa exterior, es todo un órgano lleno de vida y en continua regeneración.

En los últimos años, las tendencias ‘beauty’ no han parado de crecer, sobre todo entre el público más joven. Desde los rellenos de labios hasta la rinoplastia, cada vez son más las mujeres que deciden someterse a intervenciones estéticas para cambiar su aspecto.

Según los últimos datos publicados por Statista, el mercado mundial de medicina estética y cirugía estética ha superado los 12.580 millones de dólares y se espera que siga creciendo.

Entre las más demandadas se encuentran las mamoplastias de aumento y la liposucción en cirugía, y las inyecciones de botox y ácido hialurónico dentro de las intervenciones no invasivas.

Además, destaca el perfil joven del paciente, ya que el 50% de los pacientes operados tenían entre 19 y 34 años.

EFEsalud entrevista a la dermatóloga y divulgadora Ana Molina sobre algunas modas y mitos en belleza tras la publicación de su libro “Piel sana, piel bonita” (Ed. Paidós).

Esta guía arroja luz sobre la “locura de la belleza” y ofrece consejos para el cuidado de la piel a cualquier edad.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Soy dermatóloga y siempre me ha gustado mucho la comunicación. Me dediqué un tiempo a la investigación y, poco a poco, pasé a la divulgación, lo que llamo “medicina narrativa”. Una forma de sanar a través del conocimiento.

Luego comencé a trabajar en Radio Nacional con temas curiosos y publicando en redes sociales. De ahí, con todo ese material viene el libro.

El mensaje que quiero transmitir es que cuando contemplamos la belleza es esa luz de la piel. Ahora nos estamos volviendo locos con el mensaje de estética y belleza, pero tenemos que recuperar ese mensaje de que una piel súper bonita es una piel sana.

En los últimos años, cada vez son más las personas que buscan tratamientos de medicina estética y dermoestética. ¿A qué se debe el crecimiento de este interés?

Creo que el crecimiento se debe a que hemos comenzado a entender que la medicina estética y la cirugía no son lo mismo. Los primeros son procedimientos mínimamente invasivos con los que se obtienen resultados muy rápidos.

Lo mismo ocurre con la dermocosmética. La gente quiere cuidarse y entender ese mundo. Al surgir perfiles que te hablan de cremas y activos, ha empoderado mucho a la gente.

Otras notas de Salud:  Nueva Facultad de Ciencias de la Salud de UCJC y HM Hospitales

Algunas personas controlan mucho y acuden a la consulta sabiendo qué es un antioxidante, qué son los retinoides…

Muchas chicas llegan a los 18 años y piden como regalo de cumpleaños inyectarse ácido hialurónico en los labios, ¿cómo podemos equilibrar las presiones sobre la belleza?

Es la pregunta del millón y llevo mucho tiempo pensando en ella. En ocasiones acuden a la consulta niñas o menores a las que se les ha dado este tratamiento. Antes cuando cumplías 18 años como acto de rebeldía te hacías un tatuaje y ahora son rellenos de labios.

Además, muchas veces vienen con su madre que se lo ha regalado. Así que es muy difícil detenerlo. Creo que esto inevitablemente seguirá creciendo.

En el futuro veremos muy pocos rostros con arrugas y más rellenos. Y sobre todo creo que lo importante es que se entienda mejor porque lo malo, sobre todo en los jóvenes, es que se pasan de la raya.

Esas chicas son mayores que ellas. Hay que encontrar el equilibrio, pero de momento está siendo difícil.

Ese equilibrio es el conocimiento como trato de aportar en el libro y sigo difundiendo en las redes sociales para que la gente siga perfiles más técnicos y no se deje llevar por los “influencers” que vienen de hacer cuarenta retoques en un acuerdo con un clínica estética.

Las manicuras están muy de moda, incluso en adolescentes, ¿hay riesgos para las uñas?

Manicuras si se hacen correctamente, no hay problema. Lo peor de las manicuras es empujar la cutícula o quitar la cutícula, que es un salvajismo para la uña porque dañamos la matriz ungueal.

Las luces ultravioleta para el secado son realmente dañinas, pero ahora la mayoría de los centros usan luces LED.

Aunque esto pasa en una manicura temporal, si es semipermanente o permanente, al menos me esperaría hasta los 18 años porque antes la piel está más inmadura.

¿Existe un método más seguro para la depilación?

Habría que diferenciar entre no permanentes y permanentes. En las no permanentes lo mejor sería la cuchilla o hilo para arrancar el vello de raíz y que no se lleve toda la piel como la cera, ya que es súper agresiva para la piel.

Entre las permanentes, la depilación láser es la mejor para la piel en comparación con una electrodepiladora. Bien hecho, es una bendita gloria porque consigue una depilación definitiva y con muy pocos riesgos.

¿Qué pasa si dejamos de depilarnos el vello corporal?

No hay problema en no depilarse, ya que solo es un problema social. Quizás lo único es que hay un poco más de probabilidad de que haya más olor porque favorece el crecimiento de humedad y bacterias, por lo que hay un olor corporal diferente o más intenso.

Otras notas de Salud:  Exposición VIH sobre la mujer, ITINERANTAS 2022

Esa frase genial que se escucha mucho de “me depilo por higiene” no es así porque lo más higiénico es tener pelo porque nos protege.

Portada del libro “Piel sana, piel bonita” de Ana Molina. Imagen cortesía del grupo Planeta.

¿Son seguros los tatuajes?

A un dermatólogo no le gusta un tatuaje. Nos gusta desde un punto de vista artístico, pero no deja de ser un ataque a la piel en muchos niveles.

Además, lo que siempre digo es que para quitarse un tatuaje hay que pagar el ‘peaje’. No es fácil y la gente piensa que tenemos una varita mágica. De hecho, leería esa parte del libro para las personas que lo consideren.

Lo mejor es usar tintas negras u oscuras porque son las más fáciles de quitar. No te hagas un tatuaje muy grande con muchos colores, nunca un tatuaje ‘blackout’ que vaya encima de todos los lunares y siempre deja la misma distancia a todos los lunares.

Debe entenderse que los tatuajes en la piel provocan alergias, infecciones, interfieren en el diagnóstico de cáncer de piel y migran.

No tengo ningún tatuaje ni se me ocurriría, pero entiendo que es parte de la cultura de la sociedad.

¿Y los piercings?

Los piercings son más seguros porque puedes quitarlos fácilmente, aunque a veces queda el agujero por cerrar.

Las más peligrosas son las modificaciones corporales extremas como lenguas bífidas, dilataciones de lóbulos de las orejas, corsés con piercings, orejas de duende…

¿Qué rutina de cuidado de la piel recomiendas para una piel sana?

En ciudades altamente contaminadas, primero debe usar un protector solar SPF 50+ (protección contra los rayos ultravioleta B). Luego una protección solar contra los rayos UVA que no todo el mundo se pone.

Y por último, que tenga protección frente a la luz infrarroja y visible (luz azul) que suelen venir en forma de antioxidantes y nos protegen frente a la contaminación y la polución.

Si el protector solar está ligeramente coloreado con óxido ferroso, es mejor porque protege principalmente contra la luz visible.

tendencias, belleza, piel, saludable, cuidado
Aplicar protector solar es fundamental para protegerse de los rayos del sol. Imagen cortesía de Quirón.

¿Cómo debe ser una correcta limpieza facial?

Si vives en una ciudad muy contaminada o te has maquillado mucho, debes asearte bien. Siempre debes limpiar tu rostro por la mañana y por la noche.

Antes de acostarte debes hacer una doble limpieza con un limpiador a base de aceite que sea capaz de eliminar restos de polución, metales pesados ​​y maquillaje resistente al agua y luego un limpiador a base de agua con jabón.

Una de las consecuencias del coronavirus han sido las lesiones en la piel, ¿qué se sabe de esto?

El coronavirus se ha asociado con muchas lesiones en la piel, pero la más característica fue la “lengua covid” que producía alteraciones como la lengua geográfica.

Otras notas de Salud:  Los pediatras llaman a reconectar a los niños con la naturaleza

No sabíamos a qué se debía, pero luego se vio que probablemente era una alteración de las papilas de la lengua provocada por el virus.

También vimos muchas lesiones en manos y pies de las que más se habló. Cuando uno empezaba a repasar todas las alteraciones que producía el covid en la piel, eran muchas.

Muchas veces no teníamos al paciente en consulta y nos basábamos en fotos y teleconsultas. Efectivamente ahora estamos empezando a entender qué lesiones quedan y cuáles no.

¿Por qué ha habido tanto interés en los últimos años por buscar los productos “más naturales”?

Creo que hay una parte buena y una parte mala. La buena noticia es que todos estamos mucho más preocupados por la sostenibilidad en general y eso es muy bueno. Toda la sociedad habla mucho más de sostenibilidad.

Yo misma empecé a consumir cosmética natural por esa parte porque me parecía más sostenible. Luego investigas un poco y te das cuenta de que no es necesario, ya que la sostenibilidad es un campo muy complejo.

La gente identifica la cosmética natural con algo más orgánico y sostenible, un envase más ecológico y que ha sido producido de forma más sostenible, pero luego no es la realidad.

Y la mala razón es el marketing del miedo o “quimiofobia”. Toda esa parte de la gente que sí teme al marketing con parabenos, sulfatos y siliconas.

Lo que empuja a las personas a consumir cosmética natural, pero sin fundamento y sin conocimiento porque la cosmética natural no es equivalente a la cosmética más saludable.

Este cosmético también se sintetiza en el laboratorio, contiene productos químicos y está regulado por la misma agencia. Ahora mismo no hay toxinas en los cosméticos, ni en los “naturales” ni en los “artificiales”.

Hay que buscar aquellos cosméticos que realmente funcionen y no en base a otros parámetros que realmente no ayudan.

Dejá un comentario